protestas contra arbitro polémicas arbitralesEl Betis reclama el arbitraje contra el Madrid. El PSG se queja a la UEFA tres días después del partido contra el Barça. ¿Se dan cuenta hasta dónde hemos llegado? Para comprender esto hace falta volver tiempo atrás, cuando todavía el tema de la polémica no se nos había ido de las manos.

Recuerdo hace no mucho una anécdota de mi abuelo contando cómo en los 70, cuando Cruyff era la estrella de la época, rara vez un equipo formalizaba una protesta arbitral en público. De hecho hasta servía de burla por su mal perder, porque entonces se hablaba de fútbol.

Hoy en día el nuevo auxiliar que empieza en campos de barro arbitrando solo contra el peligro se plantea si de verdad merece la pena esto viendo que cada vez más los jugadores, a través de Twitter, y los propios clubes, contaminándose del periodismo de bufanda, protestan e insinúan errores deliberados en su contra. Una afirmación irrespetuosa y errónea, puesto que si es intencionado deja de ser error.

La diferencia entre un delantero y un árbitro es que si el primero falla, se le anima y aplaude. Si el que falla es el segundo, al día siguiente su familia y círculo social sufre las consecuencias de la prensa. Por no hablar del coñazo (con perdón de la palabra) que supone cada semana analizar con lupa quién ha salido más beneficiado, si Madrid o Barça.

Llego a la conclusión de que en España no nos gusta el fútbol. Vayamos a la prensa británica y busquemos una sola hoja de lo que aquí entendemos por periodismo de bufanda que rearbitre jugadas. No las hay.

¿Somos conscientes de que los árbitros también se juegan ascensos y descensos e incluso ir a un Mundial? ¿Somos conscientes que ellos también tienen informes con errores y aciertos como para creer que fallan a propósito? Pensemos un poco antes de hacer más daño.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here