Desde que Gianni Infantino tomase posesión como presidente de la FIFA en febrero de 2016, los cambios en el fútbol, un deporte cuya naturaleza ha permanecido casi inalterable desde sus inicios, se han precipitado sobremanera. Como infiltraciones intravenosas, el organismo más importante del deporte rey ha puesto en marcha un conjunto de novedades que se introducen en lo más profundo del fútbol para mejorarlo, al menos en teoría. Infantino considera que el fútbol debe modernizarse y ayudarse de la tecnología actual para depurarlo y evitar errores e injusticias arbitrales que, a poco que hagamos memoria, encontramos a patadas. La acogida a esta nueva etapa ha sido desigual: los hay que consideran imperativa la aplicación de la tecnología en el fútbol, y por otra parte existen los que piensan que la intromisión de ciertas normas generaría un rearbitraje y desvirtuaría así la esencia del fútbol. Una cara célebre de este último grupo es la de Michel Platini, antiguo presidente de la UEFA (2007-2015), quien consideraba la tecnología como un elemento altamente intrusivo: “No es una cuestión de que se utilice la tecnología en la línea de gol, sino simplemente una cuestión del uso de la tecnología. ¿Dónde empiezas y dónde terminas con su utilización?”. A pesar de su negativa, la FIFA y la IFAB (International Football Association Board, encargada de regular las reglas del fútbol) siguieron adelante con el espaldarazo de Infantino.

gianni infantino fifa
Gianni Infantino

Todo comenzó apenas unas semanas después de que Infantino fuese elegido elegido presidente de la FIFA tras la etapa de Joseph Blatter (1998-2015) y el breve interregno de Issa Hayatou (2015-2016). El dirigente anunció la intención de incorporar el uso del vídeo en el arbitraje durante los partidos, lo que suponía un cambio muy evidente en la toma de decisiones a la que un árbitro se enfrenta en cada encuentro. Sus sentencias ya no serían propias, sino que podía ser ayudado por unos especialistas que estarían viendo el partido por televisión en una sala anexa al campo. Esta medida comportaría grandes consecuencias: en el lado positivo encontramos la disolución de errores garrafales de percepción, y también se reforzaría la autoridad arbitral ante los jugadores por ser la suya una decisión corroborada por el exterior. Por el contrario, las secuelas negativas no son ninguna bagatela: el ritmo del partido podría adulterarse significativamente y, sobre todo, se tratarían como objetivas decisiones que son naturalmente subjetivas en el fútbol, un deporte lleno de grises en el que no es fácil teñir de blanco o negro un lance, y en el que tomamos la decisión arbitral como un acontecimiento más del juego y no como una emanación infalible de justicia.

El sistema VAR (Video Assistant Referees), que así se denomina el nuevo y polémico invento, se ha dado un plazo de dos años de pruebas antes de que la IFAB lo apruebe, rechace o modifique. Su debut se produjo el 1 de septiembre de 2016 en el amistoso Italia – Francia, y se saldó con éxito relativo: por un lado, el colegiado Bjorn Kuipers estaba decidido a expulsar a Djibril Sidibé tras una entrada a Daniele De Rossi. Sus asistentes comprobaron en las repeticiones que el francés se había resbalado, eximiéndole de toda intención violenta y dejando su entrada en amarilla; todo ello en apenas diez segundos. Por otra parte, menos exitosa fue la resolución en la que el árbitro pensó en decretar penalti por manos de Kurzawa. La dilación en esta comprobación -que obligó a parar el juego- fue excesiva, con lo que se manifestó aquí una de las secuelas nocivas del sistema VAR: la perturbación del desarrollo normal del juego.

futbol y tecnologiaUN REPASO HISTÓRICO A LOS CAMBIOS EN EL FÚTBOL

El fútbol es el deporte más aclamado del mundo, incluso a pesar de la difusión de la cultura norteamericana en todos los ámbitos en un contexto globalizado como el actual. Ni siquiera los deportes más fastuosos a nivel mediático como el fútbol americano, el béisbol o el baloncesto consiguen hacer sombra al fútbol a nivel mundial. Siempre se ha achacado a la sencillez el éxito de este deporte: nada hay en el reglamento sobre si debemos avanzar con el balón botando o rodando, de si las posesiones deben ser más o menos largas, o de si los ataques deben organizarse por turnos. El fútbol es un deporte muy natural: a grandes rasgos, sólo hay que meter el balón en una portería y no pueden utilizarse las manos para ello, salvo el arquero en su área. Es un resumen exageradamente simple, pero la realidad es que la complejidad reglamentaria, en el fondo, no es mucho mayor. Las famosas 17 reglas del fútbol tienen su origen en el Código Cambridge de 1863, y no hay grandes diferencias entre lo que se acordó allí y lo que hemos visto en los siguientes 150 años.

Balón usado en el Mundial de Uruguay en 1930. Las costuras estaban visible
Balón usado en el Mundial de Uruguay en 1930. Las costuras estaban visibles.

Los grandes detractores del sistema VAR consideran el uso de esta tecnología un atentado a los sencillos principios del fútbol. Quizá no les falte razón, pero no debemos obviar que el fútbol no es igual que hace cien años porque los avances tecnológicos siempre han estado presentes, tanto para los jugadores como para los colegiados. Hasta los años 30 del siglo XX, rematar un balón de cabeza era arriesgarse a producirse un corte en la frente por las costuras del cuero. Fue entonces cuando tres argentinos de Córdoba patentaron un balón con una válvula en su interior y costura invisible, sistema que en esencia perdura hasta hoy. Antes de 1952 los porteros no usaban guantes, y su invención pudo ser vista por muchos como una adulteración del juego, pero nadie duda hoy de que son una ayuda más que necesaria para el poco agradecido papel del cancerbero. Las tarjetas de amonestación no se mostraron hasta México 1970.

¿Y cómo debía ser el juego en días lluviosos antes de que el balón fuese impermeable? Esa característica no llegó hasta España 82, y las camisetas ligeras transpirables de microfibra que absorbían el sudor y expulsaban la humedad al aire fueron un invento de los 90. En el mundial de Estados Unidos de 1994 los árbitros abandonaron el color negro de su equipación para comenzar a vestirse de colores, y también llegó el coche-camilla para acelerar la retirada de jugadores del campo ante las lesiones. La comunicación entre el árbitro principal y sus asistentes mejoró con el brazalete del colegiado que vibraba cuando un linier pulsaba un botón del banderín. Un paso más llegó con los intercomunicadores entre los jueces, implantados por la FIFA en la Copa del Mundo de 2006. Los carteles electrónicos con el descuento del tiempo reglamentario se impusieron en 2004 (antes el colegiado no tenía obligación de mostrar cuánto tiempo había decidido añadir) y en 2008 comenzaron a utilizarse en Sudamérica los sprays para pintar rayas blancas temporales que faciliten situar la barrera en los tiros libres. En 2009 la UEFA estrenó los árbitros de área, y en el Mundial de Brasil 2014 se usó la llamada tecnología de gol, que avisaba al árbitro si el balón rebasaba completamente la línea de gol.arbitro linea futbol y tecnologia

NUEVO RETO: DERRIBAR LAS INJUSTICIAS Y SEGUIR LLAMÁNDOLE FÚTBOL

Como vemos, las innovaciones han sido constantes y numerosas, todas en pro de optimizar la práctica del fútbol, tanto para aumentar el rendimiento de los futbolistas como para mejorar la comunicación entre árbitros, jugadores y espectadores. En este sentido la FIFA sigue trabajando con nuevas medidas tecnológicas, como el uso de dos cámaras fijas para captar con precisión los fueras de juego, y el ojo de halcón que se usó en Brasil está implantado en Inglaterra (desde 2013), Alemania o Italia. Aún no lo tenemos en España, y bien lo echó de menos el Barcelona el pasado mes de enero en el partido que le enfrentó al Real Betis: en el minuto 77 tuvo lugar la famosa jugada en la que el balón enviado por Jordi Alba rebasó completamente la línea de gol antes de que Mandi lo sacara, sin que el colegiado decretase gol para los azulgranas.

Este tipo de medidas parece que sí están en la línea de mejoras que han ido sucediéndose a lo largo de las décadas en el fútbol. Es cierto que a las personas nos cuesta aceptar los cambios, pero el VAR de Infantino va más allá de este tipo de reformas. Cada fin de semana nos cuesta dilucidar si un árbitro ha acertado o no en una moviola, incluso tras ver una jugada decenas de veces, por lo que se antoja difícil tomar como indefectible una decisión que dice estar en posesión de la verdad (porque para ello tiene los asistentes las repeticiones) en un deporte tan subjetivo como el fútbol. Sólo hay que remontarse al pasado Mundialito de Clubes, donde se experimentó el sistema durante el torneo, y observar el sinsentido del árbitro Enrique Cáceres tras el gol de Cristiano Ronaldo al América provocado por la videoasistencia. Se podría optimizar, obviamente, pero hay situaciones que la videoasistencia no soluciona y que repercutirían directamente en el transcurso del juego. Las palabras de Luka Modric tras el partido no podían ser más elocuentes: “Crea mucha confusión. Espero que esta regla no siga porque para mí no es fútbol. No me gusta”. Como tampoco es fútbol decretar tiempos muertos para que los jugadores se hidraten durante un partido caluroso, como vimos en el Mundial de Brasil. Van Gaal ya sacó provecho de estos parones reorganizando a su equipo contra México, como después admitió, y Mourinho es otro fan declarado de este instrumento de control del partido.

El fútbol no es aséptico. Es pura pasión, y a la pasión no se le puede deslindar una verdad inequívoca; en el fútbol hay muy pocas certezas, y seguramente ahí radica la magia de este deporte desde 1863. Si para encontrar esas verdades debemos cambiar la genética del fútbol, como así parece que será, seguramente echaremos la vista atrás en el futuro y pensaremos que para este viaje no hacían falta alforjas. Gianni Infantino tiene razón cuando dice que la videoasistencia es el inicio de una nueva era en este deporte; lo que no parece tan seguro es si el fútbol necesita comenzarla.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here