final champions league 2006 fc bacelona arsenalTodo apuntaba a una final española, el ilusionante Villareal de Pellegrini contra el equipo que llamaba a las puertas de la gloria colgado de la sonrisa de Ronaldinho, el Fútbol Club Barcelona. Lo que sucede es que a veces existen fenómenos de la naturaleza que trascienden todas las tácticas de los entrenadores. Un huracán llamado Thierry Henry quería levantar la orejona y Wenger veía por fin su proyecto cristalizado con Pires, Cesc, Campbell y Lehman.

París sería testigo de cómo un equipo se cita con el triunfo de una manera insospechada, y cómo dos ideas de juego muy parecidas se ven trastocadas por una expulsión. Un pase filtrado a Giuly, roja a Lehman y Pires fuera del campo, en una decisión que el francés no olvidaría y Wenger quizá echaría de menos a lo largo del partido.

Porque el partido en sí fue como una rocambolesca historia que se enredaba por momentos. Un Barcelona consistente al que el Arsenal disputaba la posesión, con Deco y Ronaldinho buscando a Giuly y Eto´o mientras Van Bommel y Edmilson daban equilibrio. Un equipo donde Messi y Xavi estaban ausentes, un buen equipo donde los protagonistas fueron sus secundarios.

Hablábamos del partido. Con uno menos, Cesc y Hleb intentaban entender que les tocaría aguantar cada balón como si les fuera la vida mientras el Barça pensaba que con 70 minutos por delante, era cuestión de tiempo ganar. Pero las finales no entienden de tiempo y en una falta Sol Campbell se elevaba para cabecear el balón y llevarlo a la red. Un escenario quizá algo injusto, pero las finales son así. Cuarenta y cinco minutos para remontar un gol.

EL INIESTA MEDIOCENTRO

Así que Rijkaard debe tomar decisiones y la primera es quitar a Edmilson del centro del campo y meter a Iniesta, el primer invitado inesperado. Ante un equipo replegado, Rijkaard busca más balón aunque se pueda exponer más a la contra, que es exactamente lo que pasa. El Barça tiene más el balón sí, pero Cesc encuentra a Henry demasiado solo. Convendría pararse a hablar un momento sobre Thierry Henry: Si no pudo levantar ese día el trofeo fue porque Víctor Valdés lo retuvo, pero él solo destrozaba a todo defensa que pasase por su camino. En el cénit de su carrera deportiva a Henry lo esquivaba la suerte, la misma que encontró años después en Roma.

Henry protegiendo el balón de Puyol durante la final. The Sun
Henry protegiendo el balón de Puyol durante la final. The Sun

Iniesta en el mediocentro ofrecía garantía de salida de balón pero algo faltaba en el engranaje y el primero en percatarse es Deco, quien intercambia posiciones con el de Fuentealbilla para comandar al equipo. Ronaldinho más liberado y a mover el balón más rápido. Pero aún con esas, el equipo se atascaba en lo esencial, por dentro, ya que no estiraba en banda lo suficiente para tener un segundo de ventaja. Cada tiro, cada rechace, era gunner, y Henry penalizaba cada error, con las manos salvadoras de Valdés evitando el segundo gol.

UN SUECO INOLVIDABLE

Rijkaard lee bien el partido, sabe que necesita estirar el campo y tiene a Eto´o para ello, pero le falta un jugador que disuada a los defensas para que el camerunés encuentre su espacio. Si hubiera que elegir a un jugador con esas características no encontrarían a nadie mejor que Henrik Larsson. Lo que Larsson, otrora hombre de rastras y goleador en Escocia y convertido en un multiusos sabio en la lectura de juego, hace en los últimos veinte minutos de partido es una clase maestra de sentido del juego. Se pega a los centrales pero flota por la zona, sale y entra obligándoles a tener vigilancias, mientras Eto ´o, como sin querer, se pega a banda izquierda. Mientras Deco e Iniesta se mostraban seguros en el balón con Ronaldinho intentando abrir grietas en la defensa de Wenger, Larsson dinamitaba el otro lado. El gol de Eto´o es tan simple que destroza muchas defensas solo de pensarlo: Un pase corto para devolverla a Iniesta, un pase largo a Larsson y Eto´o delante de Almunia. El concepto de Tercer Hombre tan aprendido en la Masía.

EL BRASILEÑO AL QUE NADIE ESPERABA

belleti final champions league 2006 fc bacelona arsenal
Belletti celebrando el gol del triunfo culé.

Y en París tronó el cielo. Mientras el Sacre Coeur se inundaba de gotas de lluvia y el cielo se ennegrecía por momentos, el caudal de fútbol del Barcelona movía el balón al son de la danza de la lluvia invocada por Henrik Larsson, quien sabe si memorizada en sus tiempos en el Celtic de Glasgow. Abierto el cauce de la banda izquierda por parte de Eto´o, quedaba el otro canal, y Rijkaard apuesta por meter un lateral de largo recorrido como Belleti en lugar de Oleguer. El Arsenal no puede cerrar todas las vías de agua y el dique se va a pique. En una jugada inteligente de Larsson, Belletti golpea a portería como el que tiene que derribar una puerta inmensa. Almunia rechaza el balón con la pierna pero la pelota se cuela dentro. En París, con la lluvia en su rostro, Belletti se arrodilla y lleva las manos a su cara. Una plegaria que los dioses han escuchado. Una segunda Copa de Europa en las vitrinas culés con otro gol vital de un defensa, como hace años hizo Koeman.

El árbitro pita el final y Deco se queda con el balón. Todos van a abrazarse con él mientras  un hombre corre desde la portería hacia el banquillo culé. Con unas manos gigantes enfundadas en unos guantes, Víctor Valdés agita la cabeza de Rijkaard como si se tratara de una marioneta. El hombre tranquilo al que Laporta regaló un máster al no destituirle recogía lo sembrado. Un Barcelona donde Deco, Márquez, Eto´o  y Ronaldinho convivían con los Xavi, Valdés y Puyol, mientras dos pequeños jóvenes crecían, Andrés Iniesta y Lionel Messi. Un equipo en torno a una sonrisa.


FICHA TÉCNICA

Liga de Campeones 2005/2006 (final): FC Barcelona 2 – 1 Arsenal

Estadio: Stade de France (80.000 espectadores)

Arbitro: Terje Hauge (NOR) con Steinar Holvik (NOR) y Arild Sundet (NOR) como asistentes.

Incidencias: Amonestó a Thierry Henry (m. 5) Emmanuel Eboué (m. 22) por parte del Arsenal. Amonestó a Oleguer Presas (m. 69) Henrik Larsson (m. 90) por parte del Arsenal. Expulsó a Jens Lehmann (m. 18).

ALINEACIONES

FC BARCELONA: Víctor Valdés; Oleguer Presas (Juliano Belletti 71’), Carles Puyol, Rafael Márquez, Giovanni van Bronckhorst, José Gomes de Moraes “Edmílson”  (Andrés Iniesta 46’), Deco, Mark van Bommel  (Henrik Larsson 61’), Ludovic Giuly, Ronaldinho,  Samuel Eto’o. DT. Frank Rijkaard

ARSENAL: Jens Lehmann; Emmanuel Eboué, Kolo Abib Touré, Sol Campbell, Ashley Cole, Gilberto Aparecido da Silva, Cesc Fábregas (Mathieu Flamini 74’), Robert Pirès (Manuel Almunia 19’), Aleksandr Hleb (José Antonio Reyes 85’), Fredrik Ljungberg, Thierry Henry. DT. Arséne Wenger

GOLES

Sol Campbell (0 – 1, m. 37) Samuel Eto’o (1 – 1, m. 76), Juliano Belletti (2 – 1, m. 81).

 

Comparte
Licenciado en CC de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador de Fútbol. La Guardia muere pero no se rinde. Clear Eyes, Full Hearts, Can´t Lose!!!

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here