athletic aviacion osasuna atletico de madrid guerra civil primera división 1939Todo club de fútbol que se precie tiene un origen muy alejado en el tiempo. Al conjunto de avatares que surgen desde entonces hasta hoy le llamamos Historia, y a lo largo de la misma siempre hay un punto de inflexión que termina cambiando todo el porvenir de un equipo.

En el caso del Club Atlético de Madrid, ese gran momento crucial se dio tras la Guerra Civil, tan funesta y dramática para los españoles. Al Atlético lo fundó en 1903 un grupo de estudiantes vascos que iban para ingenieros de minas en Madrid.

Lo hicieron a imagen y semejanza del Athletic Club de Bilbao, y con la idea de que crear un filial del equipo vizcaíno. Así pues, lo nombraron Athletic Club de Madrid, y aunque dejó de funcionar como un filial para tener autonomía propia, continuó con esta denominación más de treinta años después, durante los que ganó varios torneos regionales y llegó a ser subcampeón de la Copa del Rey en dos ocasiones. Participó en la primera liga española de 1929, pero el nivel nacional era exigente y el Athletic de Madrid pronto bajó a Segunda, retornando en 1934.

MEDIADOS DE LOS AÑOS 30: EL DESCENSO Y EL PARÓN POR LA GUERRA

La temporada 35-36 no fue buena para el conjunto madrileño. Se jugaba la permanencia en la última jornada contra el Sevilla, que estaba aún peor. Un empate en el estadio Metropolitano era suficiente para que el Athletic se salvase, mandando además a los andaluces a Segunda División. El encuentro concluyó con 2-3 para los sevillistas, y con el atlético Chacho fallando un penalti en los últimos minutos para desgracia del Metropolitano. El drama se hizo realidad con el peor de los guiones para los madrileños, que estaban condenados a descender a Segunda junto a Osasuna, colista.

Eso habría sucedido de no ser por el estallido de la Guerra Civil en el verano de 1936. El fútbol, como el país, se paralizó por completo y no fue hasta el final de la guerra cuando las competiciones a nivel nacional se reanudaron. España estaba literalmente devastada, y los estadios necesitaron en su mayoría una amplia remodelación para hacer posible de nuevo la práctica del fútbol. La temporada 1939-1940 fue la primera tras la guerra. El Oviedo, que militaba en Primera, solicitó un año sabático para terminar de reparar Buenavista, su campo. Quedaba, por tanto, una plaza libre en la máxima categoría a la espera de que la Federación le adjudicase un dueño, o bien la dejara vacante, como en principio decidió.

atletico de madrid osasuna 1939 athletic aviacion guerra civil
Recorte de ABC 21-04-196

Por su parte, el Athletic de Madrid, en Segunda, con una pérdida cuantiosa de socios en las últimas temporadas de competición, una situación económica complicada, y con el estadio Metropolitano francamente maltrecho, tenía un futuro más que gris. Al menos hasta que apareció en escena un equipo creado por militares durante la guerra, el Aviación Nacional, que contaba con una plantilla más que interesante. Para el régimen franquista recién instaurado, era importante lavar la cara de una capital que había simbolizado la resistencia republicana hasta el final, y por ello, los recelos hacia Madrid eran considerables. Qué mejor manera de hacer de Madrid una ciudad afín a la nueva España que con un equipo de fútbol conformado por militares, liberadores de la Patria. Dicho equipo no estaba inscrito como club ni como sociedad, y una vez terminada la guerra, se trasladó a Madrid con ese fin. Pero para seguir en activo ya con la contienda acabada, necesitaba una plaza, así que entabló conversaciones con varios clubes. Por un lado, el Madrid estuvo interesado en integrar al Aviación en su disciplina, pero éstos se negaron a perder parte de su identidad. Todo parecía indicar que el Aviación se fusionaría con el Nacional, que jugaba en Segunda y tenía campo propio, pero finalmente, las mayores influencias de los directivos del Athletic de Madrid posibilitarían el acuerdo de su club con el Aviación Nacional

ATHLETIC AVIACIÓN: UN NUEVO CLUB, UNA NUEVA ERA

El equipo resultante pasaría a llamarse Athletic-Aviación Club, conocido como Atlético de Aviación años después, cuando Franco prohibió anglicismos en los nombres de los equipos. El nuevo ente vestiría igual que el viejo Athletic de Madrid, con la camiseta rojiblanca y el pantalón azul, y se mantendría el mismo estatuto. Los jugadores podrían hacer el servicio militar en el Aviación (y seguir jugando mientras), y además, los huérfanos de los aviadores caídos del bando nacional tendrían entrada gratuita al campo.

Con estas condiciones, el club estaba en plenas facultades de volver a competir, pues el viejo campo de Vallecas consiguió restaurarse relativamente pronto y el Athletic Aviación podría jugar allí. Ya pueden imaginar que el Athletic solicitó la plaza vacante del Oviedo. El problema es que hubo otro club candidato, el Osasuna, al que le prometieron en 1938 una plaza en Primera. Los dirigentes del equipo rojillo exigieron quedarse en la máxima categoría del fútbol alegando méritos del pueblo navarro en la victoria del bando franquista, y la Federación accedió. Esto sucedió, como decimos, antes de que la Guerra Civil concluyese en 1939.

Por tanto, la Federación se encontró con un problema a la hora de preparar la nueva liga. Dos equipos descendidos, Athletic y Osasuna, solicitaban una plaza (la del Oviedo) en Primera División. No se quería aumentar el número de equipos de la categoría, así que el asunto parecía complicado. Si se había dado el visto bueno inicial a la petición de Osasuna, el Athletic Aviación también parecía tener motivos suficientes: quién iba a tener más méritos de guerra que los propios miembros de la Aviación Nacional, máxime cuando, en lo deportivo, los colchoneros habían hecho más puntos que Osasuna en la temporada del descenso de ambos.

EL PARTIDO CONTRA EL OSASUNA

La solución a tan complicado enredo fue la siguiente: la Federación Española de Fútbol estableció un partido en campo neutral entre los dos equipos, a modo de juicio. El ganador se quedaría en Primera. El encuentro se disputó en Valencia el 26 de noviembre de 1939, en el estadio de Mestalla, ya restaurado por los militares tras la guerra.

Athletic Aviación temporada 1939-40. Fotografía de www.historiadelrealbetis.com
Athletic Aviación temporada 1939-40. Fotografía de www.historiadelrealbetis.com

Tras un inicio dominado por los pamplonicas, que se adelantaron por medio de Vergara, al descanso se llegó con empate a uno, pues la reacción de los madrileños se hizo patente con el gol de Enrique. En la segunda mitad, los de Zamora aguantaron durante el primer cuarto de hora y después se fueron a por el partido, imponiéndose con goles de Vázquez y Enrique de nuevo, dejando el marcador en el 3-1 definitivo. De esta manera, el Athletic logró quedarse con la plaza disputada, y comenzar la temporada 1939-1940 en Primera División. Este hecho significó una nueva etapa para el Atlético de Madrid de hoy, pues esa misma temporada lograrían el campeonato liguero de la mano de Ricardo Zamora como técnico. La década de los años 40 convirtió al Athletic Aviación (que en 1947 cambió su nombre por el actual Club Atlético de Madrid) en el mejor club de la posguerra en los años inmediatamente posteriores: concluyó con cuatro trofeos ligueros hasta 1950-1951, y supuso la primera época dorada del club, consolidándose entre los grandes cuando más oscuro parecía su futuro. El Athletic Aviación, revalidando el título de campeón de Liga en la temporada 1940-1941


FICHA TÉCNICA

Partido por una plaza en Primera División (26 de noviembre de 1939)

Estadio: Mestalla (Valencia). Aforo 25.000 personas.

ALINEACIONES

ATHLETIC AVIACIÓN: Tabales; Mesa, Alejandro; Blanco, Germán, Machorro; Enrique, Escudero, Elícegui, Campos y Vázquez.

OSASUNA: Florenza; Archanda, Cervantes; Aranaz, Cuqui Bienzobas, Irastorza; Casariego, Gastón, Vergara, Paco Bienzobas y Múgica.

GOLES

Vergara (0-1), Enrique (1-1), Vázquez (2-1), Enrique (3-1).

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here